Vivir

“Casi todos los casos de abuso que he tenido ocurren dentro de las familias”

Natalia Ortega narra en ‘Mariposas de cristal’ su experiencia ante abusos infantiles

La autora de Mariposas de cristal en los estudios de la Cadena SER en Vera. La Voz

En una sociedad que se declara abierta, tolerante y concienciada acerca de lacras sociales como pueden ser la violencia de género o el racismo, existen aún problemáticas que, en pleno siglo XXI, siguen chocando contra la pared del tabú pese a dañar de por vida a los más débiles.


Decir que el abuso infantil sigue siendo un tema tabú no debería sorprender a nadie. No es un tema que fácilmente aparezca en una reunión familiar o en una mesa de un bar con amigos. Uno de esos lugares donde podemos informarnos sin complejos acerca de esta lacra es en la última publicación de Natalia Ortega de Pablo (Madrid, 1977), psicóloga clínica experta en maltrato infantil; algo que compagina como docente en varias universidades. Meses atrás, allá por mayo, decidió lanzar un ensayo aunque con buena parte del mismo novelada titulado ‘Mariposas de cristal’. Recientemente ha lanzado su segunda edición. 


Más credibilidad

Aprovechando su paso por el Levante almeriense este verano, este periódico ha podido conversar con la autora, quien reconoce que la publicación está basada en tres casos reales. "Lo que quiero transmitir con este libro es, sobre todo, que tenemos que abrir los ojos a los abusos, dar una mayor credibilidad porque eso ayudará mucho a las víctimas y al final plasmo lo que es el trabajo clínico con ellas, sus experiencias, mi labor como terapeuta y cómo eso inunda mi parte más personal a nivel de mujer y como madre", resume.


La crítica por la escasa visibilidad de las víctimas de abusos en la infancia y por la inacción de las administraciones públicas sobre este asunto en una constante en las palabras de la autora, que con este ensayo intenta decir a los lectores "que hay que abrir los ojos, que todo lo que sea dar la espalda a los abusos infantiles hace que esta lacra siga creciendo, que trabajemos en el plano de la prevención” y que además “la gente entienda que son víctimas pero que no debemos revictimizarlas más si no se les ayuda".


Uso de la cercanía

¿Por qué los abusos infantiles siguen siendo un tema tabú en pleno 2019? Una de las principales razones, cuenta la especialista, es que "en casi todos los casos que he atendido el abuso ocurre dentro de las familias". 


De hecho, de las tres protagonistas del ensayo, en dos de ellas el abuso ocurre dentro de la familia. "Está mucho más cerca de lo que pensamos", advierte.


"El abuso abarca muchas tipologías, no hay que entender que sea lo más aberrante que cada mente pueda imaginar sino que el abuso de un menor es robarle parte de su infancia; y si no se detecta ese menor va a crecer con una distorsión sobre lo que es la sexualidad, la afectividad… De hecho el abuso infantil se caracteriza porque el agresor utiliza esa cercanía que tiene con el menor para ir haciéndole partícipe y cómplice de tal aberración", explica la experta.


"Se puede salir"

Pero no todo son reproches al sistema y advertencias en el libro. Ni mucho menos. Natalia Ortega también quiere dejar claro que "se puede salir adelante" aunque por motivos obvios no pueda "desvelar cómo se va desarrollando el libro" pero afirma que "a nivel general, cuando hay un buen trabajo por el terapeuta y por la implicación del paciente" y dependiendo también "del apoyo familiar que tenga y la credibilidad que se le haya dado, sí puede salir adelante". Natalia Ortega no esconde que tratar estos casos también le ha afectado a ella, sobre todo "como mujer y como madre" porque "muchas cosas que me han ido contando han sido momentos que he ido viviendo a lo largo de mi desarrollo: mi infancia, mi adolescencia o mis primeras relaciones con chicos. Y ver cómo ellas esa parte la han tenido tan dañada, no han sido libres para elegir", lamenta.


A todo ello, Natalia añade que es madre de una hija con discapacidad, por lo que "hay una parte en el libro que he querido añadir para dar voz a estos niños que sufren alguna discapacidad" y que son aún más "vulnerables" ante estos casos. Así, 'Mariposas de cristal' (saralejandria ediciones, 2019) es una publicación llena de luz en un mundo de sombras que, además, está escrita desde la experiencia más cercana y con la mayor sensibilidad posible para que este tabú no siga siéndolo.


“La mayor prevención es la comunicación”

Para la psicóloga clínica experta en maltrato infantil Natalia Ortega de Pablo, la clave en la prevención del abuso infantil no es otra que la comunicación. “Donde yo me centro es en que hay que hablar con los hijos desde que son muy, muy pequeños. Hay que tener mucha comunicación. Si la familia tiene un tabú con el tema sexual esa información la van a buscar fuera”. Por este motivo considera que es “mucho mejor” que esa información la reciban dentro de casa. “Cuando un niño te empieza a hacer preguntas es porque esa curiosidad le está viniendo por algo, entonces es mejor hablar con ellos”. Ortega de Pablo detalla que “los niños van creciendo a nivel de madurez tanto a nivel cognitivo como sexual,  entonces tienes que acompañarles en ese crecimiento”. Debido a estos factores para la autora de ‘Mariposas de cristal’ la mayor prevención “es la comunicación con tus hijos, la confianza y la importancia de que se valore mucho decir la verdad” en el seno familiar.